De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS 2010) existen en el mundo cerca de 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 246 millones padecen visión baja (de 20/70 a 20/400) y 39 millones ceguera (menor a 20/400).

Las cataratas son responsables del 51% de los casos de ceguera, siendo la principal causa a nivel mundial. A su vez son la segunda causa de visión baja (33%), únicamente superada por los padecimientos refractivos no tratados (miopía, hipermetropía y astigmatismo) que corresponden a 44%.

¿Qué son las cataratas?

El término catarata proviene de la descripción árabe de la enfermedad Nuzulelma “Cascada” (Ibn Isa 940 – 1010 D.C.) ya que consideraban que era un líquido que bajaba del cerebro coagulando la pupila, término adaptado al latín Cataracta. Actualmente sabemos que la catarata es la pérdida de la transparencia de un lente natural llamado cristalino, que se encuentra dentro de nuestros ojos justo detrás de la pupila.

¿Qué síntomas presenta el paciente con catarata?

Las cataratas en la mayoría de los casos se desarrollan de forma muy lenta. Los primeros síntomas pueden ser muy discretos y no ser percibidos por el paciente:

  • Pérdida de la sensibilidad de contrastes y colores
  • Sensibilidad a la luz
  • Visión borrosa de evolución lenta
  • Discreta mejoría de la visión cercana (esto puede ocurrir por cambios de la forma del cristalino).
En casos más avanzados es una baja visual generalizada de uno o ambos ojos. Estos síntomas no son específicos de cataratas, por lo que se recomienda acudir a valoración temprana, para descartar otra enfermedad.

¿Por qué se desarrollan las cataratas?

Existen diversos motivos por los que nuestro cristalino puede perder su transparencia, entre los más comunes encontramos los siguientes:

  • Catarata senil: Se desarrolla por los daños crónicos acumulados de la exposición a la luz ultravioleta del sol, así como otros múltiples factores: tabaquismo, ingesta de alcohol, radicales libres, etc.
  • Catarata congénita: Esta se encuentra presente al nacer y es causada por factores genéticos, así como infecciones durante el embarazo.
  • Catarata metabólica (diabetes): El cristalino no cuenta con los mecanismos adecuados para metabolizar la glucosa elevada, lo que genera acumulo de sorbitol. Este último produce edema anormal del cristalino.
  • Catarata traumática: Un golpe intenso puede producir ruptura de la cápsula del cristalino, así como otras estructuras, generando la pérdida de su transparencia.
  • Cataratas por esteroides: Los esteroides pueden producir cambios en las células del cristalino, generando que se desplacen de forma anormal.

¿Qué tratamientos existen para eliminar las cataratas?

Actualmente contamos con una gama amplia de tratamientos para ayudar a solucionar el problema visual producido por cataratas.

El único tratamiento efectivo hasta el momento es una cirugía para extraer el cristalino dañado e implantar un lente artificial dentro del ojo (lente intraocular).

La cirugía más avanzada es la facoemulsificación, la cual consiste desintegrar y extraer el cristalino con ultrasonido a través de heridas muy pequeñas (1-2.2 mm) y colocar un lente artificial para suplir su función. Esta técnica puede o no ser asistida por láser de femtosegundos.

¿La cirugía es un procedimiento seguro?

La cirugía de catarata es el procedimiento quirúrgico que más se realiza en el mundo y tiene una tasa de complicación muy baja, menor al 1-2%. Es rápida, sumamente segura y la recuperación es pronta. No amerita incapacidad importante por ser una técnica de poca invasión.

¿Qué tipo de anestesia se requiere para esta cirugía?

Se realiza con anestesia local (únicamente en el ojo) y puede ser acompañada por una sedación menor con el paciente despierto.

La anestesia general se reserva en casos muy especiales en los que no es posible que el paciente se mantenga inmóvil a lo largo del procedimiento, por ejemplo en niños y pacientes con demencia.

¿Existe tratamiento en gotas para evitar el desarrollo de las cataratas?

Al momento podemos encontrar en el mercado múltiples formulaciones que prometen resolver esta enfermedad, sin embargo ninguno ha mostrado resultados exitosos en estudios bien controlados.

Por otro lado algunos estudios han logrado demostrar el papel del lanosterol en la reducción de la evolución de las cataratas seniles. Actualmente no se encuentra en el mercado internacional y está pendiente demostrar su seguridad a largo plazo.


¿Cuándo operar las cataratas?

Si bien el tratamiento puede realizarse con fines refractivos para disminuir graduación en cristalinos transparentes, se recomienda operar cuando el paciente nota la disminución visual. Entre más temprano se opere, los riesgos son menores.

Las Cataratas representan un problema de salud importante que hasta hace unas décadas no tenía un tratamiento eficaz. Afortunadamente la tecnología actual nos permite realizar intervenciones en etapas más tempranas con resultados excelentes.


Dr. Eduardo Amézquita García